Nada es lo que Parece

Nada es lo que Parece

Un español y dos ecuatorianos protagonizan un viaje del teatro al cine, a través de progresivasincorporaciones de elementos multimedia a la escena, en «Nada es lo que Parece», que cuenta cuatro historias durante 64 minutos.

El español Ibai Fernández, quien junto al ecuatoriano Alfredo Espinosa dirigen la producción, explicó que la obra presenta cuatro historias y que la primera es «teatro puro, donde el elemento multimedia solo es contextual».

«Amor o no» es una comedia negra, de 15 minutos, en la que se representa a Adán y Eva que protagonizan el génesis de un romance imperfecto a bordo de un tren en marcha hacia un destino trágico.

Según Fernández, en la segunda historia hay una proyección en el fondo del escenario, donde la cámara tiene un valor narrativo.

Así, en «Por favor», pieza policial y de suspense de 15 minutos, se conjugan un detective, una mujer, una comisaría, un cuchillo y un soborno.

En el suspense «¡Basta!», que incluye, teatro, multimedia, conexión a Internet y teleconferencia, aparecen un respetado banquero, un profesor español y una perfecta y devota esposa.

Fernández indicó que la cuarta historia, la tragicomedia «Noche sin mañana», de 19 minutos, donde una joven y cultivada prostituta y un viejo y afamado escritor comparten el cuarto de un motel en el que se enfrentan a la posibilidad del suicidio, se da paso al «cine más puro».

La obra, que engloba tres historias en teatro y un corto, ofrece hasta fin de mes en un teatro de Quito, una evolución tecnológica del teatro al multimedia y al cine.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.